El 18 de julio de 2016 será una fecha que recordarán los colombianos por ser el día en el que la Corte Constitucional le dio vía libre al mecanismo que servirá de refrendación de los acuerdos alcanzados en La Habana entre las Farc y el Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos.

Como estaba previsto y a pesar de lo reacios que estuvieron los jefes de las Farc, el plebiscito será la fórmula con la que el pueblo colombiano tendrá la última palabra en lo pactado en La Habana, tal como lo prometió el presidente de la república desde que se instaló la mesa de negociaciones, hace ya 4 años.

Conocida la decisión de la Corte Constitucional, surgen muchas inquietudes acerca del plebiscito por la paz. Acá traemos algunas de estas. 

¿Qué es el plebiscito?

Según la constitución política de 1991 en su artículo 103, el plebiscito es un mecanismo de participación democrática. Tal y como lo afirma la Registraduría General de la Nación en su página webEl plebiscito es el pronunciamiento del pueblo convocado por el Presidente de la República, mediante el cual apoya o rechaza una determinada decisión del Ejecutivo.”

Para este caso, los colombianos iremos a las urnas a refrendar o no los acuerdos alcanzados en La Habana.

Según la Ley 134 de 1994,  como primer paso para el plebiscito:

“El Presidente deberá informar inmediatamente al Congreso su intención de convocar un plebiscito, las razones para hacerlo y la fecha en que se llevará a cabo la votación, la cual no podrá ser anterior a un mes ni posterior a cuatro meses, contados a partir de la fecha en que el Congreso reciba el informe del Presidente”

El plebiscito por la paz no modifica este apartado de la ley. Como ya lo dio a conocer el presidente Santos, se presentará inmediatamente se firme el acuerdo final en La Habana para que el Congreso de la República tramite su ejecución.       

¿Qué se va votar en el plebiscito por la paz?

El pasado lunes la Corte manifestó que será una pregunta con única respuesta: Si o No, tal como lo dice la ley. El plebiscito es un mecanismo con única respuesta y a diferencia de como lo habían planteado algunos sectores que pedían una votación para cada uno de los puntos acordados, la Corte dejó intacto este punto del proyecto de ley estatutaria presentado para que haya un mecanismo de procedimiento especial para que se refrenden los acuerdos.  En ese sentido se entiende que los colombianos iremos a las urnas a votar sí o no refrendamos los acuerdos alcanzados entre las Farc y el Gobierno Nacional.

¿Quiénes podrán votar en este plebiscito?

Todos los colombianos que estén habilitados para votar, es decir, casi 34 millones de ciudadanos. Para el plebiscito por la paz también podrán votar los ciudadanos colombianos que residan en el exterior en sus respectivos consulados.

¿Cuántos votos se necesitarán para refrendar los acuerdos?

A diferencia de las elecciones convencionales, para el caso del plebiscito por la paz, el umbral electoral cambia sustancialmente. Según el proyecto de ley estatutaria presentado por el Gobierno Nacional se necesitarán unos 4.5 millones de votos mayor al 13% del censo electoral para refrendar los acuerdos; así mismo el sí debe superar al no según la Corte Constitucional.

La discusión en este punto se centró en dos aspectos fundamentalmente: por un lado, los magistrados debatieron acerca del umbral electoral para este mecanismo, la constitucionalidad del umbral presentado en la Ley estatutaria para la paz se definió gracias a que en la constitución política del 91 no se habla de un umbral específico para el caso del plebiscito.

Por otro lado quedó definido que si la votación no alcanza el umbral del 13% pero de todas formas gana el sí, los acuerdos no quedan refrendados y no será entonces constitucional el plebiscito.

¿Quién convocará el plebiscito?

Tal cual lo dice la ley, el plebiscito será convocado por el presidente de la república y será este mismo el encargado de dar cumplimiento a la voluntad popular del pueblo soberano, sea cual sea el resultado. Según la Corte Constitucional, para el caso del plebiscito para la paz, será única y exclusivamente el presidente Juan Manuel Santos el obligado a dar cumplimiento a la voluntad ciudadana. Esto quiere decir que no obliga a otras autoridades a actuar con relación a los resultados de la votación. Este de verdad será el gran reto del presidente Santos y su gabinete de gobierno.

¿Qué pasa si gana el SI?

Si el resultado de las votaciones es favorable al sí y si supera el 13% del umbral electoral, alcanzando los 4.5 millones de votos, los acuerdos en La Habana quedarán refrendados popularmente y de una forma constitucional, mediante un mecanismo de participación democrática.

El pueblo que es el máximo soberano según la carta del 91 habría aprobado lo acordado en la mesa de negociaciones y el presidente Santos, en cabeza del ejecutivo, empezaría la ardua tarea del post-conflicto.

¿Qué pasa si gana el NO?

Esto querrá decir que los colombianos no aceptan el acuerdo final entre el Gobierno Nacional y las Farc, lo cual sería no sólo un gran fracaso para Juan Manuel Santos que se la ha jugado toda por la paz, sino que significaría que se perdieron los 4 años de negociación; el proceso más serio que se ha visto en la historia del conflicto, y el apoyo incondicional de veedores aliados de ambas partes y la comunidad internacional en general. Al no pasar el plebiscito mediante refrendación popular, ambas partes acordaron que respetarán la decisión de la sociedad civil colombiana y se someterán a su voluntad.

¿Cuándo se piensa convocar el plebiscito?

Con la premisa “Nada está acordado hasta que todo esté acordado”, el presidente Santos señaló que apenas se firme el acuerdo final en La Habana, tramitará ante el Congreso de la República la puesta en marcha del plebiscito.

Tal y como lo dicta la ley 134 de 1994, las votaciones no podrán ser antes de un mes ni posterior a 4 meses, luego de haber informado el ejecutivo al Congreso de la República las intenciones y la fecha del plebiscito.

Según se especula por el momento, la Registraduría general estaría pensando en el 2 y 9 de octubre como fechas tentativas para llevar a cabo la convocatoria popular a las urnas.

Lo difícil del asunto será lograr llevar a cabo el acuerdo final en la mesa de negociación antes de las fechas especuladas, ya que las partes han manifestado que aún quedan unos puntos pendientes los cuales tomarán tiempo llegar a un acuerdo. Teniendo en cuenta que tendrá que pasar un mes luego de que Santos presente el acuerdo final a los congresistas, esto sería lo que realmente tiene preocupado al presidente. Nuevamente el tiempo juega en su contra y del proceso en general, los colombianos juegan con el desespero de los medios de información y los opositores del proceso pescan en este río revuelto.

 El tema de las campañas a favor y en contra del plebiscito por la paz

La Corte Constitucional definió que son permitidas las campañas a favor y en contra del acuerdo final en La Habana. Estas podrán ser ejecutadas por funcionarios públicos siempre y cuando no sean utilizadas con fines electorales a cargos de elección popular.

También dejó claro que, presentado el plebiscito al Congreso, este deberá ser divulgado por los diferentes medios masivos de comunicación; radio, televisión y redes sociales para que los acuerdos lleguen a cada ciudadano y estos sean de conocimiento público para todos y cada uno de los colombianos.

Las campañas por el no, tendrán la misma dinámica que las campañas por el sí. Según los magistrados de la Corte, la pedagogía por la paz que se impulsará por parte del Gobierno, será neutral y no podrá tener ninguna finalidad que jalone el sí. Esto también nos deja claro, que las campañas por el no, no tendrán un efecto trascendente en los medios masivos de información tal y como sí lo será la divulgación de los acuerdos.

Acá cabe aclarar que la divulgación de los acuerdos y el acceso a estos por parte de todos los ciudadanos será lo que mayor auge tendrá en la televisión, la radio y las redes sociales. Tanto los que van por el sí, como los que van por el no, tendrán que hacer su propia campaña sin que esta interfiera en el conocimiento público de los acuerdos alcanzados, lo cual, según la Corte, sería un deber constitucional por parte del Gobierno.

Primeras encuestas y las posiciones de los partidos

El noticiero CM& y el Centro Nacional de Consultoría realizaron la primera encuesta luego de que la corte le diera luz verde al plebiscito por la paz. El resultado fue mayoritario por el sí, que alcanzó el 74% mientras que el no, solo le dio para llegar a un 26%.

Mientras tanto los diferentes partidos políticos también sentaron sus posiciones de cara a lo que será el plebiscito para la paz. El Partido de la U, Cambio Radical, El Partido Conservador, el Partido Liberal, La Alianza verde y el Polo Democrático Alternativo le dieron el sí al mecanismo de refrendación; solamente el Centro Democrático expresó su inconformismo por la decisión de la corte de darle vía libre al plebiscito como mecanismo de refrendación. Hasta el momento los miembros del partido que encabeza el senador Uribe, no se ponen de acuerdo si irán por el no, o si la determinación será hacer campaña por el abstencionismo.  

El respaldo de la Corte Constitucional al plebiscito se suma a la acogida internacional que ha tenido desde el principio el proceso de paz ejecutado en La Habana. Todo parece indicar que cada vez que se van dando grandes pasos en este ir y venir de la mesa de negociaciones los colombianos vuelven a creer en que la paz si es posible.

El gran obstáculo vuelve a ser de nuevo el tiempo y la impaciencia de los colombianos. A la espera de que el plebiscito si sea viable para esta nueva legislatura que empezó con gritos de paz el pasado 20 de julio, una bonita fecha para iniciar el camino de la reconciliación.

Fuentes:

Comentarios

comentarios