El pasado 6 de febrero fueron publicadas las cifras preliminares de muertes violentas en Colombia durante 2016 por el Instituto Nacional de Medicina Legal y, aunque se espera una reducción marginal de los homicidios en el país durante el año pasado, las cifras preliminares para Medellín y varios municipios del área metropolitana ya presentan aumentos significativos.

Las cifras definitivas de homicidios son publicadas anualmente en el informe Forensis de Medicina Legal, cifras que sufren una corrección de 500 a 1000 homicidios más respecto al informe preliminar; razón por la cual ya es preocupante que aún con números preliminares, el flagelo del homicidio ya se calcule superior al año inmediatamente anterior.

En el caso de Medellín, durante 2015 se registraron 497 homicidios, mientras que en 2016 se estiman 535 homicidios o 7,6% más, una cifra que, aunque sigue siendo históricamente baja, rompe con la tendencia a la baja que llevaba este flagelo desde 2011 en la ciudad.

Para Bello los homicidios se mantienen preliminarmente estables al pasar de 101 en 2015 a 104 en 2016, en Copacabana los homicidios se duplicaron y se estiman en 21 casos para el año pasado, en Envigado los homicidios anuales aumentaron de 12 casos a 18 casos y en Itagüí los homicidios disminuyeron marginalmente.

Es posible que parte de este aumento se pueda explicar a raíz de la respuesta de los grupos criminales que operan en la ciudad por las medidas que tomó la nueva Alcaldía especialmente en el centro de la ciudad, perjudicando las rentas que perciben estos grupos. También por ajustes de cuentas, o luchas territoriales o de mando, una vez varios cabecillas han sido capturados en la ciudad.

Si bien las cifras aumentaron durante 2016, el 2017 empezó con un buen balance en esta materia: los homicidios disminuyeron durante enero de este año. Si las cifras continúan este comportamiento durante todo el año, es probable que 2017 cierre como el año con el menor número de homicidios en Medellín en más de tres décadas.

Por otra parte, la cifra preliminar de suicidios aumentó en Antioquia y se mantuvo estable en Medellín durante 2016, si bien no deja de ser alarmante, pues Bogotá con más de un millón de habitantes que Antioquia registra menos suicidios. El número de casos en Antioquia pasó de 344 en 2015 a 358 en 2016, mientras que en Medellín pasó de 161 a 157 respectivamente.

Igualmente preocupante en las cifras de suicidio del departamento y su capital es que 4 de cada 10 suicidios son cometidos por jóvenes de 20 a 34 años, y que de ellos el 85% son hombres.  

Fuentes

Comentarios

comentarios