La separación de poderes y la descentralización administrativa garantizadas en la Constitución Política de 1991 les otorgan a los gobernantes las herramientas necesarias  para contar con gente especializada y dependencias específicas para atender cada tema de ciudad, del departamento y del país. Para eso existe un gabinete por presidente, gobernadores y alcaldes, y unos ministerios y unas secretarias correspondientes a cada tema administrativo.

Para el caso de los municipios, el alcalde cuenta con secretarías en temas de juventud, participación, movilidad, comunicaciones, seguridad, entre otros. Esta última secretaría, siempre cuenta con el apoyo logístico e investigativo de instituciones como la Policía Metropolitana, la Fiscalía y la Procuraduría, lo cual se traduce en que cuenta con el presupuesto necesario para investigar y esclarecer los hechos en materia de criminalidad y con el pie de fuerza necesario para contrarrestar el mismo fenómeno a nivel municipal.

Por eso es que al interior de la Policía hay cuerpos especializados en materia judicial e investigativa, en confrontación urbana, en antinarcóticos y cuerpos élites para atender casos particulares según la gravedad de los hechos. Para eso mismo es que existen los generales y las personas a cargo de cada tema al interior de dicha institución.

Lo mismo ocurre con la Fiscalía y la Procuraduría, instituciones que se articulan con el ejecutivo con el objetivo de resolver los temas disciplinarios, sancionatorios e investigativos penales, sin inmiscuirse en las funciones del Alcalde y sus diferentes secretarías, lo cual conocemos, según la carta política, como separación de poderes.

Si un Alcalde, además de administrar, se dedica también a sancionar, investigar, ir al frente de los operativos militares y policiales y además de eso, pretende solucionar los problemas comunes y cotidianos de la ciudadanía entonces tendría que ocuparse de cada minucia de la administración. Porque es que no se puede ser omnipresente en una ciudad de más de 2 millones de habitantes. En una ciudad donde lastimosamente los casos de fleteo se presentan a diario el alcalde no puede ponerse al frente de cada uno de ellos.

La pregunta que surge al respecto es ¿Si el fleteo de la semana pasada no se hubiese vuelto viral en las redes sociales, el alcalde hubiese tomado la misma actitud?, ¿también se hubiese puesto al frente de los operativos? La respuesta es clara y más aún, si se tiene en cuenta la publicidad por redes que se ha dedicado a hacer Federico Gutiérrez desde que estaba en campaña, a veces pareciera que todavía lo estuviera.

¿Por qué no se pone al frente de cada caso que se presentan en Medellín todos los días? Porque es imposible, porque para eso están las instituciones ya mencionadas. Porque no es conveniente y porque la seguridad no es el único tema de ciudad, así este haya sido su eslogan de campaña y mediante el cual se mostró como un experto en el asunto.

Ahora bien, que el alcalde de la ciudad persiga 3 fleteros durante toda una noche no significa ningún avance en materia de seguridad. Este caso es solo uno de tantos que ocurren a diario en Medellín, detrás de todo esto está todo un entramado de crimen organizado y de estructuras armadas que ejercen un dominio en el territorio y que operan dentro de diversas formas de criminalidad.

El martes 17 de enero ya tenía nuevamente a los fleteros recapturados y las estructuras dentro del crimen organizado intactas. No pasó nada, en Medellín siguen existiendo personas armadas, con motos con sus respectivas placas alteradas y preparados para el hurto y otros fenómenos como la extorsión, el sicariato, la desaparición forzosa y el desplazamiento intraurbano.

Es que el asunto es precisamente este, el Alcalde de la segunda ciudad más importante del país no está para estar jugando a policías y ladrones con tres fleteros sino para ejecutar propuestas que contrarresten el crimen y que de verdad incidan en la seguridad de Medellín.

Con los fleteros no solo se presentó en la ciudad la sensación de un show mediático creado por el Alcalde para ganar popularidad a través de las redes sociales, sino que fue mucho el presupuesto público que se invirtió para recuperar dos celulares y dos anillos que fueron los objetos hurtados, para lo cual se necesitaron 20 horas de trabajo y 200 policías.

Si Federico Gutiérrez de verdad quiere ejecutar estrategias eficaces para la seguridad de la ciudad, es bueno que se desprenda de las redes sociales y gobierne para el ciudadano y no para su popularidad o su proyecto político, porque está haciendo las veces de policía y de alcalde y si no se sigue el debido proceso, como fue el caso de la semana pasada en la captura de los fleteros, se despacha contra los entes judiciales y a ellos les atribuye las fallas en seguridad.

También debería de cuestionar su propia estrategia, replantearla y no ocuparse de lo mediático, porque así se le van a ir sus 4 años de gobierno, mientras el crimen organizado se reasienta en el territorio y siguen creciendo los homicidios, la extorsión y hasta el mismo fleteo.

Acciones más serias para la seguridad en Medellín es lo que se le pide al Alcalde ¿O es que todos los días se va a ocupar en jugar a policías y ladrones?

Vea también: #VozAVos: ¿”Fico” debió encabezar operativo contra fleteros?

Fuentes

Polémica por el manejo que dio el Alcalde de Medellín a caso de atraco – El Tiempo

Resultados de megaoperativo para capturar a fleteros en Medellín – Telemedellín
Están libres los fleteros de Medellín perseguidos en operación liderada por el alcalde – Caracol Radio

Comentarios

comentarios