Desde El Fichero pretendemos analizar cada uno de los programas de gobierno de los candidatos a la alcaldía de Medellín para brindar información sobre los mismos a la ciudadanía de cara a las elecciones regionales de octubre. Cada análisis se realizará bajos los filtros de: a) seguridad, empleo y movilidad, como las principales preocupaciones de los habitantes de Medellín según las encuestas; b) cultura, género y tecnología, como los ejes que conforman El Fichero; y c) paz territorial como uno de los temas coyunturales más importantes por la eventualidad de un escenario de posconflicto.

El programa de gobierno de un candidato es la hoja de ruta a seguir en su período de gobierno si es elegido por la ciudadanía y cada aspirante lo construye con su equipo y asesores. El primer programa de gobierno a analizar es el de Federico Gutiérrez, candidato del movimiento Creemos, quien hace ver que su plan de gobierno se construye a partir de un diagnóstico de ciudad que permite una  interconexión y transversalidad de las propuestas y ejes temáticos entre sí. De hecho, cada eje temático parte de diagnósticos, análisis, cuestionamientos y críticas para luego proponer.

Cultura ciudadana y de la legalidad, género y deporte

El tema cultural es transversal a la totalidad del programa de gobierno. Las principales apuestas son la cultura de la legalidad, la cultura ciudadana y la Cultura (Deportiva). Gutiérrez parte de entender la cultura ciudadana como la “armonización cultural entre la ley, la moral y la cultura”, de ahí que la cultura de la legalidad y el civismo vayan de la mano con las propuestas de seguridad y convivencia. Además de la política pública de cultura ciudadana y la política pública de deporte y recreación Medellín 2030 o Cultura-D, propone un programa decenal cultural incluyente, la promoción de la diversidad cultural y étnica de Medellín, el bilingüismo y la jornada única escolar.

Bastante relacionado a la apuesta cultural para Medellín, el candidato indica que, más allá de las propuestas, el ejemplo de la administración es bastante diciente y por ello promovería la inclusión de las mujeres y personas LGBT en el gobierno de Medellín. Además de incluir el desarrollo socioeconómico de las mujeres y personas LGBT como parte importante de un eventual gobierno suyo, apoyaría a asociaciones, grupos y centros de equidad en el territorio.

Contra la violencia de género, Gutiérrez propone estimular una cultura ciudadana que promueva la equidad de género, una campaña en medios locales contra los estereotipos de género patriarcales y sexistas, y el cumplimiento de la Política de prevención y atención de violencias sexuales. Quizá las propuestas más llamativas son la creación de un Observatorio de Género para la “planeación con perspectiva de género” y el fortalecimiento de METROSALUD y la antigua Clínica de las Mujeres. Asimismo, priorizar a las mujeres de estratos 1 y 2 en acceso a vivienda digna.

A las propuestas de género enfocadas sobre las mujeres se articulan propuestas bastante llamativas en el tema LGBT. Como el promover la inclusión de los excluidos entre los excluidos, es decir, las minorías étnicas en lo LGBT, el acompañamiento a padres y madres de personas LGBT y la coordinación con el ICBF para un programa de protección para menores LGBT abandonados o expulsados por su orientación sexual o identidad de género.

Seguridad integral y convivencia

La seguridad es una de las mayores preocupaciones de los habitantes de Medellín, si no la mayor. Bajo las premisas de que la seguridad no es “ni de izquierda ni derecha” sino un derecho, que seguridad no implica solo acciones militares y que el gasto en seguridad es inversión; el candidato reconoce el rol del alcalde en la recuperación y fortalecimiento del Estado en el territorio.

Teniendo en cuenta que a pesar de la reducción de los homicidios; los robos, la extorsión y el desplazamiento interno son problemas crecientes y vigentes en Medellín, el candidato propone, además de una Política Pública de Seguridad y Convivencia, partir de la seguridad con enfoque integral implicando la articulación con la propuesta de cultura ciudadana, inversión social, prevención, reacción, desarrollo económico, monitoreo, etc., y el pie de fuerza que sea necesario. Esto es, disminuir la inseguridad desde la raíz, eliminando las fuentes de su proliferación.

Para combatir el problema de combos y estructuras criminales, Gutiérrez propone el “ahogamiento financiero” de  las mismas persiguiendo sus dineros y atacando el lavado de activos en la ciudad, la creación de grupos élite y la dignificación tecnológica de la Policía local, más liderazgo del alcalde y consejos de seguridad.

Movilidad

En movilidad, Gutiérrez propone dar continuidad a unos proyectos y revisión a otros. Daría continuidad al tranvía de Ayacucho, puente Madre Laura, obras de valorización de El Poblado y el túnel del Toyo; también la primera etapa de Parques del Río, pero replantearía el resto de etapas con la ciudadanía. Para el transporte público, propone una reorganización y promoción de su uso, acompañado de mejoras y ampliaciones del mismo, en propuestas propias como el Tranvía de la 80, dos metrocables en el Picacho, uno más en la zona nororiental y otro en el corregimiento de Palmitas.

Teniendo en cuenta que Medellín es el centro de una creciente área metropolitana sujeta a presiones regionales y nacionales, Gutiérrez propone una conexión interurbana entre las comunas 16 (Belén), 15 (Guayabal) y 14 (Poblado) por debajo del aeropuerto Olaya Herrera, terminar la autopista regional en sentido norte, la ampliación de la 84 para descongestionar la 80 y nuevos intercambios viales y puntos estratégicos de la ciudad.

Para los peatones y ciclistas, propone la renovación y ampliación de la red caminera, ciclorutas y del programa EnCicla, especialmente como eje de la recuperación del centro de la ciudad. En temas más específicos, como el de las fotomultas, considera que es necesaria su articulación al programa de seguridad y convivencia de la ciudad, como también la revisión de contratos y la distribución del dinero proveniente de las multas. Por otra parte, revisaría la medida de prohibición del parrillero hombre teniendo en cuenta que es una medida temporal y no permanente; también evaluaría el pico y placa en aras de pertinencia y resultados.

Empleo y emprendimiento

En su propuesta económica, enlazada con el emprendimiento, Gutiérrez apuesta por la educación y formación para el empleo. Propone fortalecer la educación técnica, tecnológica y profesional pública con pertinencia teniendo en cuenta la vocación de la ciudad apoyadas en el fondo EPM. Para incentivar la inversión y generar más empleos, aunados a una mejor infraestructura e inversión en la misma, reconoce la seguridad como eje de atracción de inversores, como también propone un sistema de información local para cruzar la demanda y oferta de empleos en la ciudad.

El tema del emprendimiento se vincula a una educación emprendedora desde la escuela, apoyos con financiamiento y capital, atracción de fondos de riesgo extranjeros, la creación de una red de inversores, acceso a mercados y apoyo empresarial. La idea es que el emprendimiento sea sostenible, es decir, que tenga vocación de permanencia y desarrollo funcional con la ciudad.

Tecnología

La propuesta económica está fuertemente relacionada con la apuesta tecnológica, de educación y de seguridad que Gutiérrez propone para Medellín. El Gran Pacto por la Innovación tendría continuidad y fortalecimiento desde Ruta N, el candidato propone incluir la formación de bootcamps en los grados 10 y 11 con profundización en programación, apoyo a la educación técnica en las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), aumentar el gasto en tecnología hasta el 2% del PIB de Medellín en 2018 y articular Ruta N con la apuesta tecnológica de la administración para su potencialización y atracción de inversores.

Paz territorial

Puesto que hay un posible escenario de posconflicto en el país, Federico Gutiérrez incluye propuestas para el mismo y propone desde el pragmatismo al margen de si se firma o no un acuerdo en La Habana. Considera Gutiérrez que la firma de la paz no significa la materialización de una paz en Medellín, donde el problema del conflicto no obedece mucho a esas lógicas, además sienta posición de justicia para altos y medios mandos de las FARC. Teniendo como precedente la desmovilización del bloque Cacique Nutibara en Medellín y sus desarrollos posteriores, Gutiérrez considera que, además de seguridad y oportunidades para la paz, se necesita una reconstrucción de la memoria colectiva y del tejido social, promover el civismo, estimular la cultura de la legalidad y la democracia, y reintegración comunitaria para impedir la reintegración de los desmovilizados a nuevas o viejas filas armadas y así garantizar la no repetición del conflicto y acabar con el espiral de violencia que azota a Medellín. En consecuencia, la propuesta de paz territorial puede entenderse como parte de su propuesta de seguridad integral.

El programa de gobierno de Federico Gutiérrez está bastante articulado en cada uno de sus puntos. Las propuestas parten de un diagnóstico riguroso de ciudad y propone soluciones transversales que propenden por una mejor articulación y ejecución de la administración municipal bajo el liderazgo del alcalde. Es notorio que las propuestas culturales y educativas se articulan y moldean muy bien a las propuestas de movilidad, seguridad, empleo y paz.

Valoración final

En general, Federico Gutiérrez propone la revisión del modelo de ciudad que ha desarrollado la administración de Aníbal Gaviria, retomando el aspecto social de las administraciones de Fajardo y Salazar y volviendo a implantarlo en la ciudad, y en esto se hace notorio el pacto programático realizado con Luis Bernardo Vélez y Medellín Digna. Además, se hace notable que las propuestas y discurso de Gutiérrez son muy consecuentes con la lista al concejo de Creemos y con la independencia que aseguran representar.

Este programa de gobierno está más abocado a atraer el voto de opinión y de agendas ciudadanas que el de agendas partidistas o de grandes grupos políticos como el santismo, uribismo o apuntar a ser una continuidad de la administración actual. Federico Gutiérrez es consecuente con el discurso que ha manejado en la campaña de “gobernar para los de adentro”, es decir, pretende replantearse la internacionalización de Medellín como una ciudad de eventos con estándares internacionales para ser una ciudad con calidad de vida a la altura de grandes ciudades.

Fuentes:

Comentarios

comentarios