“La marcha contra la corrupción del Gobierno Santos” fue la invitación hecha para el pasado 1° de abril por parte de los líderes del Centro Democrático y el ex Procurador Alejandro Ordoñez, destituido por el Consejo de Estado en septiembre del año pasado por comprobar “el tú me elijes, yo te elijo” en su proceso de reelección.  Las calles de las principales ciudades, fueron copadas por los manifestantes que evocaron consignas en contra del presidente Santos, de las Farc y de los Acuerdos alcanzados en La Habana; así mismo en contra del escándalo de corrupción suscitado por la Organización Odebrecht.

Pero, más allá de la cuestionable idoneidad de los organizadores de la marcha, quienes en su mayoría cursan procesos por corrupción o han sido objeto de denuncias por el mismo delito, una de las constantes manifiestas en la movilización fue el rechazo al periodismo y a los medios masivos de comunicación. Canales de televisión, emisoras, diarios y periodistas, fueron insultados a través de consignas y protagonistas en primera plana en los carteles que se leían por las calles de las ciudades colombianas.

“Vendidos”, “enmermelados”, “traidores” y otras palabras más fuertes, fueron entonadas por las masas mientras la fila en las calles de Medellín era encabezada por “Popeye”, ex sicario del cartel de Medellín, Oscar Iván Zuluaga, que recibió dinero de Odebrecht para su campaña a la presidencia en el 2014 y Alejandro Ordoñez, convirtiéndose en una marcha en contra del Presidente Santos y las Farc y no en contra la corrupción, como en sus tweets tanto convocó el Senador Álvaro Uribe.

Al Centro Democrático y a Ordoñez les sobran los sentimientos en contra del periodismo, este ha hecho denuncias en su contra que han dado a origen a investigaciones, pero ¿A la gente por qué le molesta? ¿Cuál es la razón para llamar “vendidos” a los periodistas de este país? ¿Vendidos a quién?

A continuación, una serie de investigaciones hechas por parte de periodistas que han terminado en procesos en contra de agentes del Estado, cumpliendo la labor que muchas veces no ejecutan las autoridades competentes.

Las “Chuzadas del DAS”

El 21 de febrero de 2009, la revista Semana publicó un informe en el que presentaba pruebas de como funcionarios del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), encabezado por Maria del Pilar Hurtado y Andrés Peñata, estaba interceptando ilegalmente a Magistrados de las Cortes, periodistas y políticos de oposición del Gobierno de turno presidido por Álvaro Uribe Vélez.  

Gracias a las denuncias hechas por Semana y el periodista Daniel Coronell, se abrió un proceso investigativo contra 3 ex directores del DAS: Jorge Noguera, Maria del Pilar Hurtado y Andrés Peñata; así mismo resultaron involucrados un gran número de agentes y funcionarios de esa entidad.

La “Yidispolitica”, Cohecho de una sola persona

Nuevamente el periodista Daniel Coronell denunció la compra de la reelección del entonces presidente, Álvaro Uribe Vélez. El proceso conocido como la “Yidispolítica” comprobó, que la entonces Representante a la Cámara, Yidis Medina, recibió dádivas por parte de funcionarios del Gobierno nacional, para cambiar su voto en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, a favor de la aprobación del referendo reeleccionista que montó por periodo consecutivo a Uribe a la cabeza del ejecutivo nacional.

Gracias a las denuncias hechas, Coronell recibió amenazas que lo llevaron al exilio entre el 2005 y el 2007, siendo catalogado por el Gobierno de turno como “colaborador del terrorismo”.

La llamada “Comunidad del anillo”

El año pasado, a la periodista Vicky Dávila le tocó renunciar a su puesto como Directora de La FM, por publicar un vídeo en el que se ve al exviceministro del interior Carlos Ferro sosteniendo una conversación íntima con el capitán de la Policía Anyelo Palacios. Dávila había sido una de las periodistas encargadas de denunciar una red de prostitución que se había tejido al interior de la Policía Nacional. Por presiones del Gobierno Nacional y de la junta directiva de RCN, Vicky Dávila presenta su renuncia a La FM el 18 de febrero de 2016.

Pero, para entender de fondo el escándalo de la llamada “Comunidad del anillo” nos debemos de remitir a otro medio de comunicación. CM& Noticias, el 26 de enero de 2014 denunció por primera vez que al interior de la Policía se fomentaba una red de prostitución por parte de 2 oficiales, el Coronel Jerson Castellanos y el Mayor Wílmer Torres Orjuela.

A estas investigaciones se le sumaron el programa Séptimo Día de Caracol Televisión y posteriormente La FM con Vicky Dávila a la cabeza.

Le puede interesar leer “De Aristegui a Dávila”

Mauricio Lizcano y la cancelación del programa de “Pirry”

Recientemente la periodista Diana Salinas, dio a conocer una investigación en la que se vincula al Presidente del Congreso, Mauricio Lizcano y a su familia, en la compra de un predio conocido como “Guameru”, que se encontraba en proceso de restitución desde el 2014.

En dicho predio ubicado en el municipio de Quinchía, Risaralda, se construyó una bomba de gasolina, para lo cual, según la misma investigación de Salinas, Lizcano sacó ventajas de su curul en el Congreso para tramitar licencias y permisos para su construcción.

Según las declaraciones de la periodista, el caso de “Guamerú” iba a ser uno de los programas trasmitidos por el nuevo programa de Pirry que iba a salir al aire los domingos en la noche. Al parecer, la estrecha relación de Lizcano con la Organización Ardila Lule y su negativa a los impuestos a las gaseosas en la Reforma Tributaria, incidieron en que el Canal RCN cancelara el programa de Pirry, argumentando un lleno total en su parrilla de contenidos.

Le puede interesar leer “El periodismo vs Mauricio Lizcano”

¿Vendidos a quién? ¿A Santos? Cabe anotar que los 2 últimos escándalos mencionados, denunciados por periodistas, han sido durante el Gobierno Santos, vinculando directamente a personas cercanas al Presidente, como el General Palomino y el mismo Presidente del Congreso.

Por eso es que no es claro el mensaje que se quiere transmitir por parte de los líderes del Centro Democrático y el ex procurador Alejandro Ordóñez, como tampoco es justificada la respuesta que han tenido los seguidores de dichos personajes.

En la marcha contra la corrupción el periodismo fue foco de agresiones, quizás porque muchos de nuestros periodistas e investigadores sociales manifestaron públicamente su respaldo a los Acuerdos de La Habana.

Que un colombiano esté de acuerdo con la salida negociada al conflicto no lo hace un “traidor” ni mucho menos ¿Traidores de Uribe y su partido político? Tampoco. Él y sus aliados se han ganado sus procesos en la Fiscalía y en las altas Cortes.

Porque como afirma Daniel Coronell el periodista tiene la obligación de investigar lo que pasa en el poder aunque eso resulte impopular y aunque no merezca aplausos”.

Fuentes

Expulsan a Hola Soy Danny y a Vladdo de marcha contra la corrupción – Caracol Radio

Disgusto y polémica por la pancarta contra los periodistas en la marcha contra Santos en Cartagena – La Libertad

 

Comentarios

comentarios