Las sociedades humanas se enfrentan a diario a dilemas que, hoy, son tan cotidianos que parecen invisibles. Sea que los humanos habiten el campo o las ciudades, su estilo de vida genera impactos y transformaciones ambientales, uno de ellos es la generación de escombros y basura.

Una buena disposición de desechos asegura a una población un mejor control de infecciones y enfermedades entre sus habitantes, y Medellín fue la ciudad pionera en Colombia en este ámbito. Mientras el manejo de las basuras se concentró en Moravia, los malos olores fueron comunes en el sector norte de la ciudad; por ello, en la década de los ochentas, se decidió construir un nuevo relleno  en las afueras de la ciudad.

Este relleno sanitario posicionó a Medellín como modelo en el manejo de desechos en el país y América Latina, contempló todas las medidas necesarias para evitar la contaminación de aguas subterráneas, de propagación de olores y manejo de descomposición y gases inflamables; sin embargo, este relleno cumplió su vida útil y por cuestiones ambientales, técnicas y legales no puede seguir utilizándose para este propósito dejando a la ciudad en una situación de riesgo sanitario.

Según el Informe de Calidad de Vida de Medellín 2012-2015, el aprovechamiento de residuos sólidos aumentó de 12 a 16% a la par que la producción per cápita de residuos en zonas residenciales disminuía de 0,63 a 0,5kg-día por habitante. A pesar de ello la producción de residuos distintos a los residenciales aumentó en la ciudad en ese mismo período, generando otro riesgo para ciudad respecto a la gestión de residuos no residenciales.

Ante estos dos riesgos, y los que se desprenden de ambos, el alcalde Federico Gutiérrez ha propuesto como meta pasar de un 16% de recuperación de residuos en 2015 a 25% en 2019, cuando finalice su período como gobernante. Este esfuerzo ha implicado el fortalecimiento técnico, laboral, financiero y jurídico de las más de 3.000 personas involucradas en el reciclaje en Medellín.

También está en marcha un proyecto para convertir los residuos que producen los medellinenses en energía eléctrica denominado Waste2Energy. Se construiría cerca de La Pradera y aumentaría el aprovechamiento de residuos así como la disponibilidad de espacio para los mismos, generando además energía eléctrica para sectores aledaños.

En aras de gestionar mejor los residuos aprovechables de la ciudad, se hizo una caracterización del potencial de desechos recuperables por comuna y corregimiento de Medellín y del total de recicladores necesarios para recuperar por lo menos un cuarto de estos desechos.

Es necesario apuntar que si bien la comuna 10 La Candelaria es la que tiene un tamaño de residuos menor a reciclar, es la que más residuos mal dispuestos genera en la ciudad con casi un 40% de los mismos, dejando mucho que pensar del comportamiento de los habitantes de Medellín al transitar y habitar su centro.

Con esto se quiere apuntar a que la cultura ciudadana es uno de los grandes retos en el manejo de residuos de Medellín. Un consumo más consciente de los medellinenses les ahorraría dinero a ellos mismos y a la ciudad, pero también se requiere que cambiemos nuestros hábitos a la hora de depositar basura en nuestro hogar y espacios públicos, es decir, que separemos bien nuestros desechos y ayudemos a la ciudad y al ambiente.

Medellín es la ciudad grande del país que menor cantidad de desechos produce y la que mejor los gestiona, pero con un relleno sanitario cada vez más cerca del fin de su vida útil y las dificultades que se están presentando para encontrar uno nuevo, es tarea de sus habitantes pensar su rol y destinar mejor los desechos que producen.

Un avance en el frente de la cultura ciudadana aligerará la carga de la ciudad a la hora de manejar sus desechos, la Administración está haciendo su tarea, y también la han hecho sus ciudadanos, pero ante una eventual crisis de desechos proyectada para 2025 si nuestros patrones de comportamiento no cambian, lo mejor será doblar nuestros esfuerzos, hacernos conscientes de que somos parte del problema y de la solución. Medellín debe seguir siendo “la tacita de plata”.

Escrito por: Marco López.

Fuentes:

Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos de Medellín 2016-2027,  PGIRSAlcaldía de Medellín

Campaña Pórtate BienAlcaldía de Medellín

En marcha proyecto que convertirá basura de Medellín en energíaEl Colombiano

Medellín pretende llegar a recuperar un cuarto de las “basuras”El Colombiano

Viviremos entre la basura si no hay cambio prontoEl Colombiano

Medellín tiene un basurero modeloEl Tiempo

Presentación: Informe de Calidad de Vida de Medellín 2012-2015Medellín Cómo Vamos

Medellín: con un grave problema de basuras Semana

Comentarios

comentarios