Quienes hemos crecido en Medellín no la hemos tenido fácil con aquello de los estereotipos de género: primero, el imaginario del hombre y la mujer paisas tradicionales: el, macho, altivo, fuerte y trabajador; ella, una mujer sumisa, buena ama de casa y que se quedaba toda la vida al lado de su marido pasara lo que pasara. Después, a finales del XX se posicionaron las estéticas e imaginarios ligadas al narcotráfico: esos mismos hombres fuertes ahora se valían de cuanta artimaña -legal o ilegal existiera- para conseguir poder y dinero, y esas mismas mujeres sumisas, comenzaron cada vez más a moldear su físico de acuerdo a ideales basados en cuerpos perfectos.

Todos estos imaginarios, son los que aún hoy perviven en nuestra sociedad, y con los que crecen nuestros niños. No es nada raro ver niños en los barrios jugando a ser traquetos y sicarios o niñas cuyo mayor sueño es ser modelo y vivir de su belleza. Pero, ¿cómo hacer para educar a los niños y niñas de manera diferente?

La colección “Antiprincesas y antihéroes”, escrita por la autora argentina Nadia Fink, ofrece una alternativa ante estos imaginarios arraigados en nuestra sociedad.  A través de las biografías de personajes como Frida Kahlo, Juana Azurduy, Violeta Parra y Julio Cortázar, pretende mostrarle a niños y niñas otros referentes de vida, más allá de los héroes y princesas de Disney, y de las modelos y los traquetos de Medellín.  

Para Sara Tamayo, integrante de “La fogata”, editorial que distribuye la colección en Colombia, traer estos libros al país ha representado un gran reto en varios sentidos. En primer lugar, la cultura de la lectura en el país no es muy amplia, y además

“los imaginarios que tienen los niños y las niñas, y en general toda la población, se han construido a partir del conflicto social y armado que se vive en las ciudades y en los campos. Con todo y esto, es importante construir esos otros referentes que son necesarios, de visibilizar a esos hombres y esas otras mujeres y de esa forma también presentarle a los niños y las niñas opciones más allá de esos estereotipos de género tradicionales construidos a partir de la literatura y las películas infantiles”

Este debate que se propone, cobra especial relevancia por estos días en la ciudad, en donde el centro comercial San Diego viene promocionando su evento “Princesas y Héroes”, un espacio que según ellos busca darles un rato de diversión y esparcimiento a los niños y niñas, y lo hace, reproduciendo y normalizando en ellos, los estereotipos de género que tanto daño nos hacen y con los que deberíamos dejar de crecer.

Comentarios

comentarios